> Conectividad >> Introducción
 

Introducción a la Conectividad

La instalación de los equipos, debe siempre seguir lineamientos técnicos y funcionales: es por esto que un reloj debe instalarse a cierta altura y en determinadas posiciones con respecto a la circulación de las personas, para asegurar que su uso sea fácil y cómodo. Asimismo, los controles de acceso se suelen instalar en techos falsos, en cuartos técnicos o en cajas técnicas para asegurar que su acceso esté restringido.

Luego de definir la ubicación de cada equipo, empieza una tarea muy importante que es lograr que exista un vínculo de comunicación entre cada equipo y la o las PC´s que ejecutan el software de administración.

Existe una primera distinción que es posible utilizar en cuanto a la conectividad:
1) Conectividad Local o de Distancia Limitada.
2) Conectividad Remota o Sin Límite de Distancia.

» Conectividad Local de Distancia Limitada

Cuando se desea conectar a un único equipo con una PC, la norma más habitualmente utilizada es la RS-232, norma muy conocida en el mundo informático ya que las PC´s suelen tener un “puerto serie COM”, que maneja esta norma. Según el conector que se encuentre en la PC, el conector podrá ser DB-9 o DB-25 (el número indica la cantidad de contactos, aunque en realidad se utilizan entre 3 y 5 según el equipo que se esté utilizando). Esta norma sólo soporta a un único equipo conectado en el cable, por lo cual en caso de necesitarse conectar más equipos, será necesario enchufar y desenchufar los conectores, contar con más de un puerto serie en la PC, utilizar un switch que permita seleccionar la conexión deseada, u optar por otra norma.

La extensión máxima ideal para la norma RS-232 es de 80 metros, aunque en la práctica estos valores decrecen considerablemente por la calidad del cable y conectores utilizados y sobre todo por el recorrido que realiza el cable, ya que las interferencias electromagnéticas que encuentre en su recorrido perjudicarán considerablemente la calidad y velocidad máxima de la comunicación.
En caso que la PC no cuente con un conector RS-232, es posible utilizar adaptadores USB a RS-232 que proveen esta funcionalidad, aunque se ha comprobado que la calidad de los elementos existentes en mercado son muy variados.

Si es necesario conectar múltiples equipos, se puede utilizar la norma RS-485 que a diferencia de la RS-232 permite la conexión de más de un dispositivo en la red 485. Dado que las PC´s no disponen de esta norma, es necesario utilizar un conversor que traduce la norma de la PC (RS-232), a la norma RS-485.

Existen varios conversores a tal fin, siendo dos los más usuales: el Conversor 485 traduce una línea RS-232 a una línea RS-485. En esta línea RS-485, salvo una ampliación, se pueden conectar hasta 32 equipos. Otro modelo superior es la Multiconversora 485, que de una línea RS-232 convierte a 8 líneas RS-485, pudiendo formar de esta manera una tipología de red tipo “estrella”. En condiciones ideales, la norma RS-485 indica una distancia punto a punto máxima de 1200 metros por línea. Al final de cada línea se debe colocar un terminador.

Es importante tener en cuenta que en la norma RS-485 se debe llegar con el cable a un dispositivo y de allí continuar hasta el siguiente y así para los restantes. No se puede según la norma utilizar un cable central del cual se desprenden ramales. Es por esto que en muchos casos el costo superior de una Multiconversora termina provocando un ahorro en cableado.
Además se debe considerar que los equipos que se vayan a conectar en esta red 485, o en una red en general, deben estar identificados unívocamente, siendo el número interno de identificación (número de reloj o número de nodo) el medio más adecuado. No todos los equipos soportan la norma RS-485 y la numeración en red, por lo que recomendamos prestar especial atención a este punto.

» Conectividad Remota o Sin Límite de Distancia

Es conveniente considerar a este tipo de conexiones bajo su segunda acepción: “sin límite de distancia”, ya que como veremos, en muchos casos se utiliza este tipo de conectividad pese a que el equipo a instalar esté a pocos metros de la PC.

Como vimos en el punto anterior, con RS-232 y RS-485 estamos limitados en la distancia a un máximo de 1200 metros en el mejor de los casos, y a veces las necesidades implican la interconexión de equipos desde distintos lugares de un país hasta una oficina centralizada.
En estos casos, se utilizan otro tipo de dispositivos conversores que aprovechan características de infraestructura de mucho mayor alcance.

Hasta hace unos años, se utilizaba un módem conectado al puerto serie de la PC, para discar un número de algún lugar remoto, en el cual otro módem estaría disponible y configurado para autoresponder, logrando así una línea de comunicación. Tras el segundo módem se ubicaría en su salida RS-232 un equipo, o si era necesario conectar a una red, tras el módem se instalaría un Conversor 485 dando así las posibilidades de expandir la conexión a múltiples equipos.

En la actualidad, uno de los medios más comúnmente utilizados es la Red TCP-IP, habitualmente llamada Red Ethernet en las empresas. Para esto, se utiliza la placa de red de la PC la cual se conecta a la red de la organización. Esta red puede contar con unas pocas PC´s locales, o tal vez miles de máquinas, algunas eventualmente en países distantes. Luego, utilizando cualquier boca de red disponible (y habilitada adecuadamente por el personal de sistemas que realiza el control), basta con convertir la norma TCP-IP a la norma que habitualmente entienden los equipos: RS-232 y RS-485.
Si sólo es necesario conectar un único equipo, alcanza con un Conversor RS-232/TCP-IP. En caso que se necesite conectar múltiples equipos se utilizaría un Conversor Master Switch (RS-232/RS-485/TCP-IP).